Lentes y ojo de pez en la FS100

Uno de los pocos inconvenientes que tiene la cámara de vídeo que me regalaron en mi último cumpleaños, la Canon FS100, es que el objetivo no dispone de rosca para colocarle filtros o lentes diferentes, con lo que no se puede poner un simple filtro UV, que habitualmente se usa como protector de la óptica de la cámara dado su escaso precio.
Tampoco se le puede colocar un ojo de pez (lente gran angular) que en ocasiones vendría muy bien para determinados usos, entre los que se encuentra el que yo le doy, las grabaciones de carreteras para RLV.

La solución pasaría por encontrar una lente que se pueda colocar sin rosca, a presión, magnética o con pestañas (la Raynox q 707 p.ej), pero tampoco es viable ya que la estratégica colocación del micrófono incorporado le hace ubicarse justo a ras del objetivo, impidiendo la superposición de ningún adaptador de tubo.
Lo único que parece que queda es lo que ha hecho AlBaraa con la suya, que es pegarle con algún pegamento extra fuerte al cianocrilato (superglue) o quizás de epoxi (nural) un adaptador step-down de 37 a 52mm para aprovechar sus lentes y filtros de 37.
También tenemos este vídeo de otro personaje que ha hecho lo propio para adaptarle un ojo de pez.

En mi caso, tras buscar anillos reductores infructuosamente en tiendas de fotografía de mi pequeña ciudad llamada Madrid, capital de un país en el que solo encuentras mierdas de consumo masivo, he tenido que recurrir a Ebay y a los USA para pedir mi solución completa, en forma de un maravilloso pack que contiene un ojo de pez de 0.5x, un objetivo telefoto x2, 3 filtros (UV, polarizador y antifluorescente) y atención: 6 adaptadores step-up de diversos diámetros de rosca y un step-down de 43-37 que coincide exactamente con las medidas de diámetro de la cámara, por lo que resulta muy sencillo de pegar en el extremo del objetivo sin sobresalir ni llamar la atención. Todo ello por el precio que tendría solo el ojo de pez en una tienda de fotografía que tuviese ojos de pez, lo cual no es fácil de encontrar.

Así que eso he hecho, he pegado con cianocrilato el anillo step-down de 43-37mm (43M37F) al objetivo de la cámara tal como se puede ver en este vídeo.




Por cierto, mucho cuidado con el cianocrilato, no ya por que os podáis pegar los dedos, que es lo típico, sino porque hay que dejarlo secar bien en un lugar ventilado. Los vapores que produce se pegan a las grasas por lo que si tenéis alguna huella cerca del sitio donde ponéis el pegamento esta quedará “fijada”. Es un truco de los CSI que a los profanos nos puede jugar una mala pasada. También forma una película o velo sólido sobre los cristales, así que si ponéis una lente roscada al anillo mientras se seca el pegamento la lente quedará velada hasta que la limpiéis con un buen limpiador de lentes. Que mala es la experiencia.

4 comentarios en “Lentes y ojo de pez en la FS100

  1. Rob

    El ciano pega bien, pero el resultado puede ser quebradizo sobre determinados materiales. Una cámara de video, que presumiblemente va a llevar golpes (o golpecitos…) y que vas a apoyar en muchos sitios y manupular de muchas maneras… no sé, no sé.

    Yo hubiera elegido resina de epoxy de pegado lento.

    Suerte.

  2. Makinolo Autor del post

    Tienes parte de razón, ya lo había pensado, sobre todo teniendo en cuenta que la cámara la voy a colocar sobre un coche (vibraciones) y en el exterior (posibilidad de perder la lente por el camino). Probablemente dotaré al gran angular de algún tipo de dispositivo de seguridad “rudimentario” como una goma que lo ate al cuerpo de la cámara por si se produjese el desastre, pero creo que va a aguantar. Si no lo hace, ya me pasaría al nural, aunque mis experiencias pegando metales con nural no creas que han sido demasiado buenas.

  3. antono

    la verdad es k yo no tengo muxa idea d pegar y de ms asi k pense k mjor me compro un adaptador para lacanon fs 100.
    solo k no encuentro ninguno!!!!!

  4. Makinolo Autor del post

    Es que NO EXISTE. Ni siquiera le valen los universales. Por eso he tenido que hacer este apaño, no creas que me divierte pegarle cosas a una pieza de tecnología como esta.
    Lo bueno de pegar partes metálicas con cianocrilato es que puedes llegar a despegarlas usando muy cuidadosamente disolvente específico o incluso acetona, es decir que el proceso es mas o menos reversible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.